Mar & Gonzalo

Mar y Gonzalo se casaron el pasado 29 de septiembre de 2018 en una ceremonia religiosa en la parroquia de San Agustín (Valencia) . Una bonita boda llena de detalles únicos, por eso voy a dejar que sea la propia novia, MAR quien os cuente cada detalle de la boda y como vivió su gran día.

Nos casamos de día porque queríamos aprovechar al máximo desde el primer minuto. Septiembre es un mes que aún hace buen tiempo y disfrutar de un aperitivo al sol junto con tus invitados… ¡es estupendo!

Para el gran día me preparé en mi casa, ya que tengo la suerte de estar al lado de mis padres, aunque pasamos la noche de antes los 5 juntos (hacía mucho tiempo que no estábamos durmiendo los 5 en la misma casa porque un hermano vive en Mánchester y otro en Vitoria), quería arreglarme en mi casa, con mi decoración, mis cosas y todos los centros que fueron llegando. Cómo no… Cuando estaba casi lista, llegó Leire, nuestra Beagle adorable, una más en casa, y salió en alguna que otra foto.

A mi padre y a mi nos recogió mi tío Jesús en su Audi A8 qué posteriormente, al salir de la iglesia, también nos llevó al convite a Gonzalo y a mi. De las flores del coche se encargó El Jardín de Mamá Ana, algo sencillo pero muy elegante.

En la mano derecha llevaba dos anillos de Suárez uno el de pedida de Gonzalo (al saltar en paracaídas… vi desde el cielo una pancarta de 10 metros donde ponía MAR 💍 y allí estaba él esperándome con esa preciosa alianza) El otro, fue regalo de sus padres en la pedida, un solitario junto con una media luna de brillantes.

El vestido fue confeccionado por el modisto Luis Rocamora, desde el primer momento, sabía que él sería el que pusiese vestido a mi día y cómo no, también a mí madre.

Mis hermanos me regalaron los pendientes, que desde un primer momento supe que serían de Marfil Joyeros (Valencia) que hicieron lo imposible por encontrar el nácar tallado que les pedí en forma de lágrima y cubrieron el borde con oro blanco trabajado ¡una pasada!
El segundo pendiente de la oreja izquierda, era un trío de brillantes de Aristocracy.

Me peinaron y maquillaron dos grandes amigas, mis dos Geles. GELES SORIANO el maquillaje y GELES LÓPEZ el peinado. Siempre he confiado en ellas cuando he necesitado un buen maquillaje o cuando se trata de temas de pelo así que… ¿Cómo no iban a hacerlo también el día de mi boda? Por supuesto, también estuvieron invitadas ese día, no podían faltar.

El complemento más importante fue “la liga de mis pavitas”. Entre mi grupo de amigas “pavitas” tenemos la tradición de pasarnos una liga blanca para llevarla el día de nuestra boda. Cada pavita que se casa le añade un lacito cosido a la liga y se la pasa junto con una carta a la siguiente. ¡Es una tradición súper bonita!

Del ramo se encargó El Jardín de Mamá Ana así como del resto de decoración floral y toda la papelería preparada para ese día.

Como perfume y crema corporal, utilicé el que uso todos los días Narciso Rodríguez, un clásico, pero me gusta oler siempre de la misma forma.

Los zapatos fueron unas cuñas doradas de Castañer.

Quería ir cómoda todo el día, sin cambiarme de zapatos, así que fui directa a Castañer, que me encantan sus diseños, y ahí encontré la sandalia que llevaría el día de mi boda.

Las alianzas, también fueron de Marfil Joyeros, un regalo que le hacía mucha ilusión hacernos a mí tía, así que a nosotros también que fuera ella quien se encargase de las alianzas.

Gonzalo se arregló en casa de sus padres y allí fueron a peinarle y Por Parte de la Novia y Lluc Soler a hacerle las fotos y el vídeo.

Llevaba un traje azul marino y un chaleco gris de la Trajería, camisa y gemelos de Hugo Boss. El reloj fue el regalo de mis padres el día de la pedida, un Hamilton que teníamos claro que le gustaría. Como perfume, utilizó Narciso Rodríguez Blue Noir, también el perfume que utiliza a diario ¡me encanta!
.

A los 10 testigos chicos, al padrino y a su padre, les regalamos unos Happy Socks muy divertidos y él, les acompañó llevando los mismos calcetines.

Yo me encargué de las chicas y a las 10 testigos, a la madrina y a mi madre, les regalamos una pulsera con un cristal de Swaroski, por la diseñadora de joyas Beatriz Perla.

Los niños de arras iban vestidos por Ninet&Co. Dos de mis sobrinas (Alejandra y Adriana) llevaban un cesto con paniculata y Daniela, que es mi ahijada, las alianzas. Los nenes eran los sobrinos de Gonzalo. Nacho de 2 años, que quería estar con sus papis y no hizo el paseito, llevaba otro cesto con paniculata y su ahijado, Rodrigo, las arras.

La ceremonia la celebraron cuatro sacerdotes, entre ellos tres Marianistas, muy importantes para nosotros ya que tengo un hermano también religioso Marianista, y el cuarto sacerdote era un buen amigo de la familia de Gonzalo. Los cuatro, tras la ceremonia, se vinieron al convite para acompañarnos durante todo el gran día.


Toda la ceremonia fue preparada con mucho cariño, queríamos que fuera especial y hacerla nuestra y…¡lo conseguimos!.

Fue muy emocionante, me encantó entrar con mi padre a la iglesia cogida de la mano.
Los sacerdotes fueron cercanos y la homilía fue preciosa.


El coro lo preparó Inmaculada Palop con mucho cariño. Una gran amiga, compañera y una súper profesional y enamorada de la música. Cuando supe que me casaba, le pedí por favor que ella montara el coro. Me hacía ilusión tener un coro formado con niños de mi cole y Gonzalo no tenía problema porque sabe que me encanta, así que delegamos en Inma desde el primer momento, sin saber qué canciones y melodías sonarían ¡Fue tan bonito y emocionante!

Entre los miembros del coro, estaba Carlos Parets, mi primo pequeño, que tiene una voz impresionante. Él, ha formado, durante muchos años, parte del Orfeón Universitario de Valencia. Al oírle cantar el “Aleluya” fue inevitable no emocionarnos.

Las lecturas de la iglesia, se las encargamos a mis dos hermanos la primera lectura y el salmo y sus hermanos las peticiones, que fueron muy personales y redactadas con mucho cariño por mi hermano Richi.

El banquete lo celebramos en el Huerto de San Vicente de Catering Gourmet. MEJOR IMPOSIBLE. Cuando lo vimos hace un año nos enamoró el lugar…y supimos que era el sitio perfecto para celebrar nuestro día soñado. Durante el aperitivo, aparte de los entrantes seleccionados del grupo Gourmet, contamos con un puestecito de montaditos de huevos de codorniz y sobrasada de Gourmet y dos jamones ibéricos y un puesto de quesos montado por Jamones Gargallo. ¡Qué bueno estaba todo!

El menú fue un acierto total… una sopa de tomate y cilantro con langostinos para comenzar, un buen solomillo de ternera a la sal con guarnición de tres texturas de manzana como plato principal, dos sorbetes: unos de mojito y limón y el otro de vodzca y albahaca. Para acabar con algo dulce elegimos dos postres: Tierra de brownie con helado de vainilla bourbon y sopa de chocolate caliente; y un templado de yogur con mango caramelizado, helado de mora y reducción de Pedro Ximénez. La bodega tanto el tinto como el blanco fue: Hacienda López de Haro – Rioja.

Para que los invitados pudieran disfrutar del día contratamos dos animadores para entretener a los niños “Belonga y Chalo” amigos y compañeros del colegio y artistas de T-Teatre ¡Qué suerte haber contado con ellos! Los niños se lo pasaron pipa.

El Huerto de San Vicente quedó espectacular gracias a la decoración del Jardín de Mamá Ana.
Las hortensias en tonos malva, fucsia, rosa y morado predominaron durante toda la boda, desde las invitaciones, minutas y tarjetas hasta, cómo no, en mi ramo. Las velas no podían faltar y de algún que otro árbol colgaban burbujas de luz dándole un punto mágico.

Mi ramo estaba formado por una hortensia rosa, otra blanca y el resto eran flores en tonos blancos y alguna que otra, en un morado suave. Para atarlo, le colgaba una lazada rosa de terciopelo que le daba un toque especial… ¡ERA PRECIOSO!

Altius fue el encargado de toda la iluminación y música del día y sin duda… ¡los mejores! Hicieron del salón, un lugar acogedor y mágico. Prepararon una cortina de luces que colgaba en la pared de la entrada, desde las vigas hasta el suelo, creando un ambiente precioso. El resto de la iluminación fue una tenue luz ámbar que le daba un toque cálido al salón durante la fiesta. La música fue perfecta, estilos de todo tipo en manos del Dj Agus ¡Todo un profesional! Ha sido una suerte poder contar con Altius en este día.

A los invitados no regalamos nada en concreto, pero quisimos hacer muchos detalles personalizados: había espardenyas, cubre tacones y candy bar para todos. A nuestros padres les regalamos un cuadro a cada uno pintado por el artista Valenciano Luis Lonjedo. Los cuadros eran unos retratos de Gonzalo con sus padres y yo con los míos. Queríamos agradecerles todo lo que han hecho por nosotros en este día con algo muy especial y pensamos en ese detalle que nos hacía mucha ilusión. A mis hermanos también les regalé a cada uno, un retrato pintado por el mismo artista de los tres y Gonzalo a los suyos, un precioso marco con una foto de los cuatro de cuando eran pequeños. Hubieron más detalles como: pechito a las futuras mamás, unos Lego de novios a los futuros novios, etc.

Cuando estaba todo el mundo sentados en el salón, Gonzalo y yo elegimos entrar al ritmo de la canción de” My girl”.

Me quité el velo justo después del aperitivo y me puse un tocado hecho con pétalos de la misma tela de Crepe del traje y un poquito de organza hecho por Hataporter, ¡quedó precioso! como la pamela que llevaba mi madre en tonos morados y turquesas.

Dimos dos ramos, el primero, se partía en dos, y fue para los dos mejores amigos de Gonzalo y mi ramo, se lo dimos a mi hermano Rafa.

Pero sobre todo, lo que sí que regalamos a todos los invitados fueron muchas sonrisas, muchísimo cariño e ilusión.

Por Parte de la Novia nos hizo el reportaje de fotos y Lluc Soler el video. ¡Qué bien elegimos! Supimos qué tendrían que ser ellos desde el primer momento por la buena conexión que hubo. ¡Son ideales! Y juntos un gran equipo. Hay que ver qué bien trabajan.

Todos los momentos de ese día fueron especiales pero iniciar el baile con mi padre fue uno de mis preferidos que, tras un ratito bailando juntos, me cedió a bailar con Gonzalo, desde ese día, mi marido

Un consejo para las futuras novias: Es el día más bonito de todos, en el que dices “SI QUIERO” a la persona que amas y en el que te acompañan todas las personas que quieres que estén ese día y que vienen especialmente a celebrarlo contigo, así que disfrútalo al máximo y no dejes de sonreír desde el primer momento que empieces con ilusión a preparar todo. Pasa muy rápido y cuando acaba, te das cuenta de que ha sido como un sueño hecho realidad.

GRACIAS MAR 

por contarnos todos los detalles de tu boda y hacernos partícipes de la misma de esta forma tan especial.

**fotones de PorPartedelaNovia

Ningún comentario todavía

¿Qué te ha parecido el post?

Tu email no será publicado :)

CLOSE
CLOSE