Isa & Kike en Santiago de la Ribera

Isabel y Kike se casaron el 22 de septiembre en Santiago de la Ribera, Murcia. Kike creció allí y desde que se conocieron Isabel va cada año en verano, así que era un lugar especial para ellos. Ella siempre había soñado en lo bonita que sería una boda allí, sobre el mar.

Una preciosa boda que voy a dejar que os cuente la propia Isabel, porqué que mejor forma de explicaros todos los detalles de la boda que la propia novia

Para el gran día me preparé el hotel 525 de los Alcázares

Me maquilló mi amiga Gema, para ella era una gran responsabilidad, pero yo quería que me maquillase ella, lo había hecho en otras ocasiones y me gustaba y además me parecía muy especial. Apostamos por los labios en un tono rojo frambuesa, a juego con la manicura y pedicura. Utilizamos sobras suaves y un delineador más potente para enmarcar el ojo y se puso especial cuidado en la piel para que estuviera luminosa pero sin brillos y con un colorete suave e iluminador en los pómulos.

El VESTIDO me lo diseñó mi amiga Raquel García, dueña del atelier Valensole. Raquel, siguiendo mi idea inicial me diseñó un vestido maravilloso, el cuerpo era de organza de seda bordado a mano con la falda brocada en crudo y oro y el segundo vestido, me cambié para el baile, también de Valensole eran tres piezas, una base de crepe de seda con fondo en gasa color cuarzo, un cuerpo de encaje abotonado a la espalda y una blusa de muselina.

Los pendientes eran muy sencillos, ante todo quería no dejar de ser yo el día de mi boda y creo que lo conseguí, tanto el maquillaje como el vestido y las joyas encajaban perfectamente con mi estilo. Los pendientes me los regalaron las hermanas de Kike, la tiara y la pulsera eran de mi hermana, las joyas que había llevado ella en su boda.

Aparte de eso solo llevaba el anillo de pedida y una pulserita de la amistad rosa con una estrella dorada que les regalé a mis amigas, mi madre y mi hermana, que me puse en el tobillo y que todas ellas llevaban.

El ramo era absolutamente perfecto, es exactamente lo que quería, mezclaba flores en tonos rosa empolvado con tonalidades lila y violeta, verde de eucalipto y blanco, el aspecto era muy fresco y un poco silvestre. Además llevaba 3 rosas blancas como me pidió Kike por su padre y sus abuelos, para podérselas llevar al día siguiente al cementerio.

Los zapatos me los hice en José Illana, elegí un modelo de estilo vintage con pulsera al tobillo y con la puntera abierta, en dos tonalidades de rosa con los vivos en dorado a juego con el ramo y el vestido. Llevaba 1 cm de plataforma y un tacón grueso para hacerlos más cómodos.

No tuve ningún complemento especial,  pero si había un pantone y les pedí a las invitadas más cercanas que fuesen en una gama de color entre nude y burdeos, a juego con el ramo, los zapatos, etc.

Para llevar los anillos mi hermana nos regaló un bastidor bordado a mano con la fecha y nuestros nombres y otro más con la imagen de Rosy, nuestra perrita, para que estuviese presente de algún modo.

Se las encargamos a unos joyeros amigos de la familia, en oro blanco, de media caña por dentro y planas al exterior con un pequeño surco. La de Kike es mate con el surco brillante y la mía brillante con el surco en mate, complementarias.

El novio se arregló en la casa familiar, frente a la playa, un lugar que le trae muchos recuerdos pues fue la casa de sus abuelos y la calle lleva el nombre de su abuela.

A Kike le encantan los calcetines, llevaba varias opciones y se decantó por unos azul marino con flamencos y puntera en rosa, a juego también con la gama de colores de la boda. Como detalle llevaba bordada la fecha de la boda en la camisa y los gemelos con nuestras iniciales.

Se hizo el chaleco y la camisa a medida en la sastrería Jajoan.

La ceremonia fue la iglesia de la Virgen de Loreto, el mismo lugar donde fue bautizado Kike.

Elegimos una boda de tarde porqué siempre nos han gustado las bodas a esa hora, el día de antes habíamos celebrado una fiesta frente a la playa y habíamos trasnochado, queríamos que todo el mundo se levantase tranquilamente y se arreglase y que la fiesta durase lo máximo posible.

La cena se celebró en un club al borde de la playa. El vino y las fotos nos las hicimos todos juntos en una de las terrazas, en lo que en Murcia se llaman balnearios, que son muelles de madera. No queríamos irnos nosotros solo para las fotos y de hecho, algunas de las más bonitas y especiales nos las hicimos allí, sobre el mar. La cena y el baile fueron en la terraza de la piscina.

Tanto las fotos de la preboda, de la fiesta del día de antes y de la boda, así como las fotos nos las hicieron Fotopiruleta, Juanjo y Azahara son maravillosos, da la sensación de que estás con unos amigos de toda la vida, te hacen sentir muy cómodo y el resultado no puede ser más bonito.

No tengo nada más que recuerdos bonitos, el momento de prepararme fue muy divertido, con mi madre, mi hermano y dos de mis amigas en el hotel. El momento en el que llegué a la iglesia y vi a Kike y no pude controlar las lágrimas, los nervios en el coche…, el baile, hay tantos. Solo lamento que mi abuela no pudiese venir.

Algo que destacar de vuestra boda

Todo, el poder pasar casi tres días rodeada de amigos y de familia fue maravilloso, nosotros no podemos estar más contentos con cómo salió todo y repetiríamos sin dudar.
La mesa de tartas, nos la hicieron las chicas de Dulces Placeres, no solo estaba todo delicioso sino que el montaje fue espectacular, entendieron perfectamente lo que queríamos desde el primer momento.

Organizamos un baile especial, al principio lento y después sorprendimos con una coreografía con varias canciones.

Un consejo para las futuras novias

Disfrutad de cada momento, de los preparativos y del día de la boda porque es probablemente el día más bonito de vuestras vidas, en el que todas las personas que de verdad te quieren están acompañándote. Los nervios son inevitables pero que no te impidan saborear cada instante.

Gracias Isa por contar vuestro gran día en el blog!

 

Ningún comentario todavía

¿Qué te ha parecido el post?

Tu email no será publicado :)

CLOSE
CLOSE