Guia de Roma: capítulo 3

El segundo día en Roma nos levantamos bien prontito para desayunar fuerte y coger fuerzas para el día tan largo que nos esperaba. Había preparado una ruta de campeones, y yo todavía sin saberlo.
Recordad: zapato muy cómodo, a poder ser deportivas.
Empezamos nuestra ruta saliendo del hotel, cruzando plaza España y llegando al monumento a Vittorio Emanuel II. Allí hicimos una pequeña parada para poder disfrutar de este espectacular edificio, además de tomar alguna que otra foto.

De aquí nos dirigimos al Foro Trajano. Se encuentra entre el monumento a Vittorio Emanuel y el Coliseo, así que os viene de paso. Merece la pena visitarlo, es bonito y además gratuito.

 

Seguimos andando hasta que llegamos a la puerta del Coliseo. Os recomiendo que compréis las entradas anticipadas y así no tendréis que hacer ninguna cola. Nosotros cuando llegamos a la puerta del Coliseo, sobre las 9:30 de la mañana, las colas para entrar rodeaban el edificio, y nosotros no tuvimos que esperar ni 1 minuto para entrar, por traerlas compradas desde España.
Yo las compré en esta página. Pagas 2 euros de gastos de gestión, pero enserio, merece la pena pagarlos.

 

 

 

 

 

 

Salimos del Colisseo y cruzamos la calle para entrar en el Foro Romano y caminar por las antiguas calles romanas. Creo que es de los sitios que más me ha gustado de Roma. A pesar de que siempre hay mucho turista no hay nada de agobios, se puede andar tranquilo y se respira mucho silencio.

 

 

 

 

Pero si hay algo que de verdad me sorprendió es el Palatino. Un monte que se levante en el Foro Romano y donde hay rincones donde no ves ningún turista.  Además tiene unas vistas increíbles de toda Roma.

 

Desde el Palatino se puede ver lo que queda del Circo Romano.

 

 

Sobre las 14:00 h salimos del Foro Romano dirección a las Catacumbas de San Calixto. Yo había leído que se podía llegar andando hasta las mismas, que era un caminito pero que se podía hacer, y claro, no se me ocurrió otra cosa que comenzar a andar por la Vía Antica.
Al principio nos encontramos con una carretera sin tránsito, toda adoquinada, pero lo peor llegó cuando cruzamos las murallas romanas. Nos vimos caminando por plena carretera romana, sin apenas acera, y no sabéis como conducen los romanos. Vamos, que si sobrevivimos fue por gracia divina.

Mis acompañantes me querían matar, pero finalmente llegamos a las Catacumbas.

 

 

Para mi es una visita muy recomendable. Nuestro guía era un jesuita muy divertido que nos explico muy bien la historia de las catacumbas, y además nos dejó hacer una foto ( en secreto) ya que no está permitido.

 

 

Para volver a la ciudad si que tomamos el autobús. Atención!! Hay que comprar los billetes de bus en la propia tienda de las catacumbas. Nosotros no quisimos tener problemas con el conductor del autobús y lo compramos. También debéis tener en cuenta que el bus suele pasar cada 30 minutos…
Nos dejó delante del circo romano, y desde ahí andamos hasta la BOCA DE LA VERITA. Cierran a las 17:30 h (al menos cuando nosotros estuvimos) Hicimos una cola de unos 30 minutos, y finalmente nos pudimos tomar la famosa foto.

 

Después dimos una vuelta por el Trastevere y de ahí al hotel a dormir que estábamos muy cansados.
En el próximo capítulo os contaré como fue nuestro 3º día en Roma.
Si queréis ver el PRIMER CAPITULO y el SEGUNDO CAPÍTULO, pinchad encima.
Image and video hosting by TinyPic

Ningún comentario todavía

¿Qué te ha parecido el post?

Tu email no será publicado :)

CLOSE
CLOSE